Venganza taurina.

Para empezar, el mundo de los toros no es algo que me interesa particularmente, pero por otro lado el toro es uno de los animales que más me gustan. Puede ser porque me crie con ellos en la alquería donde viví de pequeño, para mi siempre ha sido un animal bravo, hermoso y noble y no suele atacar en libertad a menos que tú le incites. 
El 18 de junio a raíz de la muerte del torero Iván Fandiño, en algún medio de su entorno y por la red, se empezó a hablar de que “La tradición taurina dicta que la familia de un toro que ha matado a un torero debe de ser sacrificada”. También tras la muerte del torero “Víctor Barrio” se supo este acto de venganza taurina, algo que suscitó muchas críticas. Personalente tengo  muy claro que todo lo relacionado con el mundo del toro se presta a enfrentamientos a favor y en contra de este mundo de la tauromaquia. Además, con grupos y organizaciones luchando para que se prohíban los toros en nuestro país, favorece que una noticia como esta se convierta en viral, gracias a internet y a las redes sociales. 

Pero según informaron desde la Fundación del toro de Lidia, «no existe ninguna tradición taurina que dicte que la reata de un toro que ha matado a un torero deba ser sacrificada». Asimismo, desde esta institución aclaran que ni la ganadería de Los Maños, a la que pertenecía el toro que mató a Víctor Barrios ni la de Baltasar Ibán ha procedido a dar muerte a ningún ascendiente ni descendiente de sus toros «ni se lo han planteado». Puede ser falso lo de sacrificar a la familia de un toro que ha matado a un torero, y puede ser que  una mentira  se haya implantado en la sociedad como una verdad.  

A mi padre, le encantaba este mundo del toro "naturalmente yo no iba a las corridas con él", pero sí que le acompañaba cuando iba a un club taurino, en donde como en el futbol había hinchas de un torero o de otro. Había que verlos discutir quien era el mejor, vamos igual  que los hinchas del futbol cuando se enfrentan el Madrid y el Barça. 
En ese club taurino y en una de las muchas tertulias que se hacían, por primera vez oí hablar de sacrificar a toda la familia de un toro que hubiera matado a un torero. La razón es muy curiosa, parece ser que los toreros son muy…pero muy supersticiosos y estaban convencidos, que al menos uno de los toros de la familia del que había matado a un torero…volvería a matar, incluso había quien se negaba a torear a esos toros. 
Para finalizar, no sé si era verdad o mentira, pero esto es lo que yo oí y así lo cuento como una historia curiosa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La mentira de las gafas progresivas baratas

Monumento a Ausiàs March del escultor Andreu Alfaro.

Un patán llamado Donad Trump.